La insoportable bipolaridad del ser mujer

No porque uno pertenezca al grupo poblacional de las dos equis quiere decir que una automáticamente es un ser hormonal, emocional y básicamente insoportable.
 
Lo que muchos hombres no entienden es que todas las mujeres fuimos alguna vez, niñas completamente normales hasta que, la afamada pubertad, nos empujó gritando y pataleando en dirección de la adultez en un camino sin retorno y plagado de incomodidades e irracionalidades. 
 
Estoy hablando por supuesto del insufrible ritual por el que todas las féminas debemos pasar cada mes. Ya el proceso físico de “esos días del mes” es más que molesto e incómodo; cosa que puede hacer de un santo una persona irritable. Sumandose a esto, tenemos los calambres, mejor conocidos por la frase “me duelen los ovarios” y evidente en la mujer cuando ésta se toca la parte baja del vientre con frecuencia, o en los casos mas extremos, se arolla en posición fetal con una bolsa de agua caliente en la panza mientras maldice el hecho de haber nacido del sexo femenino.
 
En contrapartida con los síntomas fisicos, tenemos  los psicológicos; el síndrome pre-menstrual o SPM para ser mas precisos. Y es éste el cual las mujeres odiamos con cada fibra de nuestro ser. Es cierto que hay algunas pocas afortunadas que no tienen que pasar por este fenómeno; pero lamentablemente, la mayoria de nosotras lo sufre en los dos o tres días anteriores a cada período. 
 
¿Cómo explicar lo que nos sucede a las mujeres durante estos dias? Sería como tratar de describirle los colores a una persona que nunca tuvo visión, pero voy a hacer el intento para ustedes, los lectores. Estar dentro de las garras de SPM es como querer reír, llorar y matar a alguien todo al mismo tiempo. Nuestras emociones están tan volátiles que cualquier cosa normalmente considerada insignificable nos puede hacer hervir la sangre con rabia o mandar directamente a un estado depresivo, sin pasar por la salida y sin cobrar $200.
 
Lamentablemente, cuando el SPM está bajo control, normalmente es seguido por el período, por lo que todos los meses, las mujeres estamos sufriendo física y emocionalmente durante 7 u 8 días. Todo para que el ciclo se repita cuatro semanas después. Cualquiera se volvería loco con esta situación, asi que hombres, hagannos un favor y mantengan a su alcance ibuprofeno para calmar los calambres y chocolate para las emociones, ambos en cantidades industriales durante “esos” días con su pareja. Digan todo que sí, o mejor aún mantengan el silencio, y el peligro va a pasar con la menor cantidad de daño colateral posible. 
 
Anuncios

Crossroads

Changes, decisions, moments…..life is full of them, and the choices we make have a rippling effect over our entire existence.

I now find myself at a crossroads, not knowing which path to take that will make a positive impact on my life. This indecision is killing me. Wearing me out bit by bit until I feel as if I’m going absolutely mad.

Two distinct roads stretch ahead of me, and I can choose only one to walk through. But, should I go where my heart yearns toward or where my mind leads me? Ahh, the cliched brain vs heart debacle….it seems as though it’s as old as time itself and has caught many people all over the world among its tangled web.

I have no idea what to do with myself, the clock is ticking and I have to make a decision. Luckily, I still have some time left for debating and talking it out with my mother. I swear, I’ve been dropped down into that woman’s life for the sole purpose of her guiding me through mine. She’s a saint; loving, patient, and totally behind me in whatever I choose to do. She’s my life counsler, she’s everything.

The thing is, until I can talk to the woman who birthed me face to face in a couple of weeks, I won’t be able to clear away this fog of uncertainty that clings tightly to my person like an overzealous lover. So I guess that until that time comes, I will vent my woes to cyber space, where someone out there can read my words and thoughts, and maybe feel there’s a kindred spirit out there and he or she is not alone in the world.